La Abadía del Crimen

La Abadía del Crimen

Bienvenido seas, hermano. Tras estos muros, vuestro espíritu hallará el reposo y el sosiego que tanto ansía. Poneos a salvo, os pido, de los poligonales ardides que viene usando el Maligno, ya desde hace algún tiempo, para su perverso fin de confundir nuestras pecadoras almas, de extender un sombrío manto de desconcierto sobre este pobre mundo, ya viejo. Entrad, entrad sin dudarlo más, sed con nosotros partícipe de la paz de esta Abadía…


 


COMPARTIR:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para «permitir cookies» y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar» estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar